Tóxina Botulínica. La revolución en Medicina Estética

kibostudios 14 febrero 2018

La medicina Estética sufrió un cambio radical cuando se introdujeron los rellenos faciales NO permanentes y la Toxina Botulínica. Las posibilidades del médico estético se ampliaron y supuso una auténtica revolución ya que mientras en sus inicios se utilizaba (dentro de la medicina estética) casi exclusivamente para tratar las arrugas del entrecejo y no se conocía su faceta preventiva “Hoy podemos decir que la toxina botulínica tipo A cumple dos funciones: prevenir la formación de arrugas y tratar las existentes” No solo esto, los pacientes tratados con bótox por arrugas existentes retrasan notoriamente la aparición de nuevos surcos de expresión. A esto debemos añadir que si trabajamos con Rellenos de Ácido Hialurónico y tratamientos con láser el cuidado de la piel y la mejora de su aspecto en los pacientes tiene resultados absolutamente espectaculares” afirma la Doctora Banda

 

Para la Doctora Banda existe una máxima en medicina estética que aplica siempre a todos los pacientes que trata en BeClinic “Es fundamental que cada rostro se vea según su edad. Los procedimientos no invasivos apuntan a obtener un aspecto joven y fresco, descansado y luminoso respetando la fisonomía y la personalidad de cada persona. Se busca que la gente note lo bien que puede estar sin que le digan ‘¿qué te hiciste?’, por lo que son indispensables los tratamientos personalizados, que eviten la pérdida de la expresión natural, que los amigos perciban que se ha hecho algo pero de una forma sutil y elegante. Ese debe ser el objetivo no unos labios exagerados o una cara inexpresiva“.