PRP

PRP

PRP

La terapia de Plasma Rico en Plaquetas (PRP) es un procedimiento que funciona sobre la base del propio proceso de curación natural del cuerpo, que permite ralentizar el envejecimiento de la piel.

 

Es la forma más natural de tratar líneas y arrugas, aumentar el volumen de la cara y rejuvenecer la piel mediante el uso puro del propio suero del cuerpo.

 

El uso de las células sanguíneas propias es un sistema de regeneración de la piel en áreas donde la calidad de la piel puede mejorar. Se trata de usar una parte de la sangre llamada plasma, que está llena de plaquetas ricas en factores de crecimiento. Una vez inyectado, comienza el proceso de formación de nuevas células de colágeno y elastina, fomentando la revitalización de la piel.

 

El procedimiento es muy sencillo. Se toma una pequeña cantidad de sangre, que se combina con una infusión de solución de ácido hialurónico. Una vez el paciente esté preparado con la crema anestésica correspondiente, el médico inyectará las plaquetas separadas, en la cara o el área del cuerpo deseado, acabando con un proceso que no lleva más de 20 minutos.